Pages Navigation Menu

Comunidades, fractales y virtualidad

7 Flares 7 Flares ×

VII Jornada Compartim

Las comunidades virtuales son agregaciones sociales que emergen de Internet cuando suficientes personas se mantienen en una discusión pública, durante suficiente tiempo, con suficiente sentimiento humano como para establecer redes de relaciones personales en el ciberespacio.
H. Rheingold. The Virtual Community: Homesteading on the Electronic Frontier

Hemos escuchado muchas veces la afirmación de que Internet rompe las barreras de tiempo y espacio y es una frase con la que, a grandes rasgos, estoy plenamente de acuerdo. Pero cuando lo analizamos en profundidad lo que encontramos no es una especie de agujero negro atemporal, sino un lugar donde conviven una multitud de órdenes temporo-espaciales que en cierto modo son los que le dan sentido a la red.

La virtualidad contiene un sinfín de espacios sociales en los que cada usuario configura la espacialidad y la temporalidad en la que se desea mover. No es la ausencia de temporalidad lo que hace que la actividad virtual tenga un lugar cada vez más relevante dentro de nuestra biografía, sino esa potencialidad de convivencia con personas de otras culturas, que implica el hecho de que podamos elegir cual será en cada momento nuestro lugar social en la red de redes.

Hablando en términos de etnografía cultural diríamos que Internet, más allá de la tecnología, es la suma de todos esos lugares, que el propio usuario configura. El resultado sería una especie de fractal como los que nos comentó Julio Zino ayer en la VII Jornada Compartim. Se habló allí de muchas cosas, porque en esas reuniones los protagonistas son las personas que se esfuerzan directamente por sacar adelante comunidades de práctica y no los teóricos, con todo mi respeto para estos últimos, entre los que a veces me incluyen y me incluyo, porque la investigación sociológica, aunque se haga en Internet, viene definida en mayor o menor medida por el asunto que analiza y del cual el investigador no puede ni debe permanecer al margen.

Otro tema del que se habló allí fue de la capacidad de formación de las comunidades de práctica. Sería importante mantener cierto grado de escepticismo frente a los discursos que preconizan que un modelo determinado (cualquiera) tiene una capacidad inherente de transformación social, como si la culturización pudiese realizarse por mecanismos automáticos. Es cierto que la pertenencia a una comunidad de práctica facilita la adquisición de ciertas habilidades relacionadas con el trabajo colaborativo e incluso con el manejo de la tecnología, al fin y al cabo son lugares donde generar y contrastar ideas por medio del establecimiento de relaciones, pero como en cualquier proceso de aprendizaje necesitan un esfuerzo importante por parte de los implicados, que no hay que obviar.

Hoy, repasando las notas que tomé en el CEJFE, veo muchas anotaciones que podrían ser el origen de futuras intervenciones en este blog. Alguien insinuó que la naturaleza de una comunidad puede estar definida (entiendo que entre otras cosas) por el número de integrantes. Por supuesto ni yo, ni la bibliografía que he releído estos días con ocasión de la redacción del manuscrito de tesis doctoral, estamos de acuerdo con eso. También se habló de comunidades jerarquizadas y me quedé con muchas ganas de mantener un debate sobre ese tema que debería ir más allá de la semántica, analizando la forma en la que estos sistemas conviven con los tradicionales equipos de mejora o grupos de trabajo por objetivos. El encaje de las comunidades de práctica dentro de las organizaciones es un tema que me interesa.

Pero no olvido nunca que mi estudio siempre se ha centrado en las comunidades de práctica virtuales, no en las presenciales y a veces noto que hay cierta reticencia a otorgarle a los espacios en Internet la condición de entorno real, incluso cuando los interrogados admiten que en ellas ocurren cosas reales.

Nuestras creencias acerca de Internet no son objetivas, porque dependen siempre de cómo sea nuestra relación personal con la tecnología y del entorno social que construyamos gracias a la red y si hay que otorgarles un mérito a las redes sociales es el de haber alfabetizado a la población en el uso de espacios virtuales, pero en vista de su creciente vanalización, me pregunto si no estarán impidiendo que los usuarios comprendan las capacidades y posibilidades de Internet en otros campos.

Aunque yo sigo insistiendo y voy dejando pistas del porqué creo en los entornos virtuales, como el poster que presentamos en la reunión del Pla de Salut de la Generalitat de Catalunya hace unos días.

 

4 Comentarios

  1. Gràcies! Gràcies per ser-hi i explicar-nos la teva experiència, gràcies per resumir tan bé les idees dels dos tallers a què vam assistir. I gràcies per fer-nos pensar també en altres opcions diferents: en gestió del coneixement i equips de treball o comunitats de pràctica no tot és tan clar. Sovint aquests termes tan estancs queden desdibuixats i ja no sabem de quin tipus d’agrupació estem parlant, però l’important és que aprenem.

    Com tu, penso que una comunitat no està definida pel nombre d’integrants, tot i que està clar que tindrà unes característiques diferents quan és molt gran que quan és una comunitat petita, però no han de ser necessàriament trets definitoris.

    En fi, per mi va ser una bona jornada d’intercanvi d’experiències i coneixements, d’opinions i idees i una bona jornada per retrobar-te, que ja feia massa temps!

    Una abraçada!

    • Hola Nur, la Jornada va ser magnífica (com sempre) i el dinar previ quasi que millor :-)

      Totalment d’acord, cada comunitat és diferent i a vegades creiem que se li ha de donar un nom a cada tret diferencial, però no és així. Una comunitat de pràctica bé definida pel que han de tenir en comú les persones que la integren, la grandària no importa, importa la gestió que se’n faci del coneixement compartit i el grau de compromís amb els objectius marcats. Una família ho és tant si és nombrosa com si no ho és, la gestió pot ser més o menys complicada segons el nombre de persones que integren un grup, però no defineixen el grup. Bé, al menys jo ho veig així… podria ser un bon tema per debatre en un altre dinar 😉

      Gràcies a vosaltres Núria, sempre és un plaer trobar-se amb gent desitjosa d’aprendre i generosa a l’hora d’ensenyar el que sap.

      Una abraçada!

  2. “los protagonistas son las personas que se esfuerzan directamente por sacar adelante comunidades de práctica y no los teóricos”

    Indiscutible. Y escurridizo, como todo lo que es, o debería ser, obvio. Aplaudo también la propuesta de escepticismo, hartita estoy de que haya que surfear entre modelos intocables o de “nuevos modelos estrella”. La transformación social es la suma de todo lo que, por acción u omisión, ocurre.

    Me llevo el penúltimo párrafo a mi block de notas. También me interesa mucho este tema, me alegra que tus notas vayan reaparecer en forma de post. Lo cierto es que coincidimos en muchos enfoques, no es la primera vez que lo pienso y luego siempre me doy cuenta de que yo te conocí en este blog y luego llegué al Club.

    Feliz semana!

    • ¡Es cierto! tú me conociste aquí… de la misma forma que yo te conocí en tu blog y por eso estoy de acuerdo en que coincidimos en la manera de ver muchas cosas.
      A mí me parece cada vez más que como Internet, en tanto que objeto de estudio, era hasta hace poco un terreno virgen por estos lares, abundan los que sacan conclusiones precipitadas de estudios aislados que realizan grupos de investigación a los que no hacen un seguimiento posterior.
      Como yo estoy ahora con la tesis y, otra cosa no, pero incluso tras la peor tesis del mundo hay una gran revisión bibliográfica, me irrita un poco escuchar todos esos análisis sin demasiada base que se hacen de los fenómenos que ocurren en la red. La virtualidad y la presencialidad tienen los mismos protagonistas: las personas. Que el continente sea tecnológicamente sofisticado no implica que pueda confundirse con el contenido, ni muchísimo menos que deba dársele más valor que a este último.
      Gracias por pasarte por aquí y gracias por recordarme que eres de las primeras lectoras de este blog, que empezó con muchos titubeos y que creo que ahora, poco a poco, va encontrando su espacio propio en mi día a día.
      Un abrazo.

7 Flares Twitter 0 Facebook 5 LinkedIn 2 7 Flares ×